martes, 20 de marzo de 2012

¿Cama o sofá?


Reciclaje con estilo años 50-60 es lo que ofrece Jake Shelton en Chop Shop. Este tipo hace que coches irrecuperables pasen a mejor vida de una forma diferente. En su taller podemos ver cómo las almas de coches como Cadillacs del 55 al 61, Plymouth del 49, Chevrolet del 56 o 57, Ford del 50 al 57, etc, tras un 
laborioso proceso cruzan la laguna Estigia, pagando por supuesto un óbolo a Caronte, pasan a lo que podríamos llamar el heaven's car. Si os gusta su asombroso trabajo sólo tenéis que contactar con él, decirle cuál de los coches del cementerio os gusta, decidir qué queréis hacer con él, una cama, un sofá, lo que sea, y después de ocho semanas o seis meses, dependiendo del encargo, tendréis una pieza única disponible. Para los más sensibles, debo puntualizar que estos vehículos son recogidos de cementerios de coches, o zonas públicas en las que han sido abandonados de forma deliberada. 

Para los que os guste un diseño más moderno, como el industrial, está Joel Hester en The Weld House. Joel realiza todo tipo de muebles con un acabado industrial a partir de diferentes partes de coches abandonados, pero de forma totalmente diferente al caso anterior. En The Wels House dan forma al capó y después de aplicar una capa protectora no tocan para nada el aspecto original de la pieza. Como curiosidad he de añadir que a cada mueble le añaden la chapa identificativa del vehículo. 
También tenemos a Bill Bowser. Como creador de muebles a partir de coches clásicos su trabajo es más parecido al de Jake Shelton, con la diferencia de que no tunea el aspecto del coche, sino que respeta más el original. 


En sweetsofas.com también podemos adquirir muebles realizados a partir de coches clásicos.  



Pero, como no podía ser de otra manera, en España también tenemos unos artistas incomparables en cuanto a diseño de cochemuebles se refiere. Y ellos son Belybel, cuatro chavales que desde 2006 se dedican a diseñar y crear verdaderas joyas en su estudio de Viladecans. De su amor por la Vespa, los Seat 600 y la creatividad nacen unos impresionantes sofás, sillas, reproductores de CDs, lámparas y otras muchas creaciones artísticas. 

3 comentarios:

  1. Ideal para los que, si pudieran, meterían el coche en la cama..

    ResponderEliminar
  2. Jo!. Esta idea también se me ocurrió a mi allá por el año 1985 cuando estudiaba en la escuela de artes. Hice un montón de bocetos y diseños basándome en partes de coches... Donde estarán ya aquellos maravillosos años. Snif!

    ResponderEliminar
  3. A mí me gusta más cuando hacen réplicas de los coches originales que cuando desguazan uno de los cincuenta. Me daría mucha pena por ejemplo desmontar un cadillac para convertilo en una cama.
    Saludos
    Fdo. Rockabilly

    ResponderEliminar