martes, 13 de marzo de 2012

Las Pin-up enseñaban, pero no lo suficiente

La educación en EEUU en los años 50 choca con las controversias sociales que cambiarán el país, los  prejuicios raciales (segregación), el macartismo (en NY mas de 250 profesores fueron obligados a abandonar la enseñanza entre 1948 y 1953), la Guerra Fría y la escasez de presupuesto. 


A lo largo de la década de los 50, en EEUU, aumenta en número de estudiantes hasta un 30% en el sistema escolar debido al baby boom posterior a la Segunda Guerra Mundial. Además tenemos que tener en cuenta que en 1944 la Ley del Soldado proporciona subsidios a los veteranos que regresan para que se formen en colegios y universidades, y que más de diez millones de ellos se beneficiarán de esta medida. A medida que aumenta el número de estudiantes, crece la necesidad de maestros, y los requisitos solicitados a estos profesionales se reducen y en algunos casos desaparecen (esta situación se invierte a comienzos de los 60, pues un excedente de profesores requiere mas exigencias en su formación). Esto provoca cierta inquietud acerca de la calidad del profesorado. Todo ello sumado a los despidos masivos debidos a los Red Scares hizo que el sistema educativo careciera de una base adecuada de profesores. 




En 1950 La American Association of Colleges for Teacher Education afirma que el 90% de docentes universitarios son pobres. 




En Febrero de 1951 la National Education Association´s Comission on Teacher Education and Standards afirma que menos del 50% de los 1200 centros educativos, a todos los niveles, reúnen criterios razonables con respecto a la formación y normativa que deberían regir la selección del profesorado. 
Tras el lanzamiento del Sputnik (1957), el gobierno de EEUU destina varios millones de dólares para una reforma educativa centrada en la enseñanza de las matemáticas y las ciencias en general. 
La serie familiar Leave It to Beaver (1957-1962) nos presenta una visión ideal de la clase media, cuando la realidad era que 1/4 de la población vivía en la pobreza. 



En un tiempo en el que no sabemos hacia dónde va la educación y qué imagen de los docentes quiere proyectarse sólo me queda decir que siempre nos quedará Chuck Berry y su School Days (1957). (sólo es una forma de hablar, puesto que está claro que si permitimos que la derecha siga gobernando en nuestro país, la educación pública irá degradándose debido al descuido intencionado de las administraciones que nos gobiernan, y terminará por ser privada, entonces no todo el mundo tendrá acceso a ella; como también está claro que el maltrato continuo al que somos sometidos los profesores, funcionarios o interinos, por parte de la derecha, no hace más que quitarnos autoridad ante todos, alumnos y padres, algo que no se ve enmendado por leyes estúpidas que reconocen a los docentes como autoridad) 




Podéis encontrar mas información en American Decades, de Gale Cengage (2000). 

3 comentarios:

  1. Tienes razón, no sabemos hacia dónde va la educación. No culpes a la derecha. Las escuelas de magisterio están llenas de estudiantes que cometen faltas de ortografía, no vocalizan, no emplean correctamente los tiempos verbales, se olvidan por completo del participio que termina en "ado" y no en "ao". En fin, además muchos ni siquiera tienen vocación. Están allí porque no les han admitido en otra facultad. ¿Es culpa de la derecha? Reflexiona.Por cierto yo no quiero esos profesores para mis hijos. No, gracias. ¿Has leído algunos de los textos de Educación para la Ciudadanía? Por favor, hazlo. A mí se me cae la cara de vergüenza. Yo por si acaso, les llevo a un colegio privado. Y estoy encantada. La escuela pública para quien la quiera. Somos libres para elegir. Mejor dicho, no lo somos. Algunos padres quieren llevarles a centros concertados y no pueden porque no están empadronados en su límite de acción. Un saludo.Blanca.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por aportar tu opinión. Como ya he dicho sé muy bien hacia dónde irá la educación si sigue gobernando la derecha: Afortunadamente puedo afirmar que conozco a bastantes personas de confianza que decidieron en su momento, de forma vocacional, como primera y única opción hacer la carrera de magisterio (eso no significa que todos los casos sean iguales). Siento corregirte, pero a esos a quienes te refieres donde no les habrán admitido será en otra carrera, no en otra facultad. (¿Puedes informarme de dónde han estudiado los profesores que imparten clase en los centros concertados y privados?: siento comunicarte que en los mismos que los profesores de la educación pública). Es culpa de la derecha que se aumente el número de alumnos por clase, es culpa de la derecha que quiten horas a las asignaturas de apoyo de lengua y matemáticas, es culpa de la derecha que los profesores que impartan esas pocas horas de apoyo pasen a ser personas que no han pasado una oposición y que pertenezcan a entidades privadas dependientes del OPUS y otras instituciones religiosas, que no han pasado oposición alguna, que no son ni funcionarios ni interinos, por no hablar de los "profesores" nativos que trae la señora Esperanza Aguirre para impartir la parte de conversation de la asignatura de ingés, y por último es culpa de la derecha que las tasas en las matrículas de las carreras aumenten. (Te hablo con conocimiento de causa, vivo en la Comunidad de Madrid (gobierno del PP)). Reflexiona. Y yo si quiero a esos profesores para mis hijos, los que a pesar de tener tantos niños en clase "rebosan de" recursos para que los conocimientos que quieren trasmitirles lleguen a ellos de la mejor manera posible. También he de decirte que el único libro de Educación para la Ciudadanía que conozco es el redactado por Don José Antonio Marina, de la Editorial SM, del que sólo puedo decir que es perfecto, impecable, échale un vistazo, al libro y al proyecto educativo del autor, que a lo mejor aprendemos algo (yo ya lo hago cada día, como madre y como profesora, en la Universidad de Padres hasta ahora y en Super-Padres a partir del curso que viene). Por otro lado si llevas a tus hijos a un colegio privado es porque puedes permitírtelo, supongo, perdóname si me equivoco (en mi opinión dinero nunca ha sido sinónimo de CALIDAD: también conozco a profesores que trabajan en la escuela concertada y privada, y que en ocasiones se ven OBLIGADOS a engordar notas o a aprobar, por no hablar de los horarios que les asignan, que son totalmente desproporcionados, del sueldo ridículo...: el modelo de educación PRIVADO sólo busca un beneficio económico, no olvides que es una EMPRESA). Totalmente de acuerdo, somos libres para elegir, si tenemos dinero, tiempo y medio de transporte para hacerlo: Lo que impide llevar a algunos padres a sus hijos a centros concertados no es el empadronamiento (ya no lo es en la Comunidad de Madrid), sino la falta de DINERO, MEDIO DE TRANSPORTE, etc.Una vez más te repito, estoy encantada con tu participación.

    ResponderEliminar
  3. Camino, tienes toooooooda la razón y mi apoyo. Y no digo más porque si continúo, iriamos a parar a temas como la seguridad social, el inem, los amiguitos de los dirigentes...
    Pero pienso que este estupendísimo blog de los 50 no merece enturbiarse con semejantes suciedades que la derecha elegida por el pueblo español (aunque nos pese) está perpetrando para con todos nosotros.
    Gracias por tu blog Camino.
    Jorge R.

    ResponderEliminar