martes, 21 de febrero de 2012

Novias de los 50

En los años 40 las novias estadounidenses buscaban el glamour marcando sus curvas con faldas ajustadas, cuerpos bordados y rica pedrería, un estilo que podríamos ilustrar con la imagen de Rita Hayworth. 

Sin embargo, las de los años 50 rebosaban feminidad, marcando sus cinturas, llevando ostentosas joyas y reproduciendo los recogidos de las divas de Hollywood (por supuesto hablamos de las familias con más recursos económicos, las que no podían permitirse lucir los últimos modelos se casaban con su mejor vestido). A todos nos vienen a la cabeza las imágenes de Grace Kelly y Jackie Kennedy. 
En 1956 Grace Kelly se casa con el Príncipe Rainiero, con este  elegante vestido diseñado por Helen Rose. Lleva el recato a su máxima expresión (véase las mangas largas y el cuello alto). Todo el vestido va cubierto de encaje, salvo la zona de la cintura, en la que luce un fajín. No podía faltar un gran velo, también con detalles de encaje. Recoge su pelo en un moño que queda oculto por un precioso tocado. 

En 1953 Jacqueline Bouvier se casa con John F. Kennedy, con un escotado vestido de seda de marfil diseñado por Ann Lowe. Lo más llamativo del modelo es su cuerpo drapeado y las delicadas flores de cera bordadas en la voluminosa falda. La novia lleva el pelo recogido en un velo bordado en su totalidad. 


Pero si me dan a escoger me quedo con el que Audrey Hepburn luce en su boda con Mel Ferrer en 1954. El vestido, diseñado por Givenchi, es de cuello alto claudine, pero transparente en el pecho, mangas farol, cintura estrecha, y falda de vuelo que no lega al suelo. La actriz decidió dar un toque personal a su pelo corto con una corona de flores naturales. 



Elisabeth Taylor se casa con Conrad Nicolas Hilton en 1950 con este deslumbrante vestido. El amplio escote, suavizado con una fina gasa transparente hasta el cuello, el brillo del satén y un sencillo velo son las principales características de este modelo. 





En 1952 se casa con Michael Wilding con este vestido  de lo más lady-like buscando así una marcada diferencia con el anterior. 



En 1957 utiliza de nuevo un modelo más tradicional para casarse con Mike Todd. Lo que cabría destacar del vestido es la capucha que incorpora. Ésta sustituiría al velo tradicional, y lo utilizaría sólo para el momento de la ceremonia. 





En 1954 Marilyn Monroe se casa con Joe DiMaggio con un sencillo conjunto de americana y falda lápiz de color marrón, con un precioso detalle, un  cuello de piel de armiño (qué culpa tendría el pobre bicho). 




En 1956 volverá a casarse con Anthur Miller, y esta vez elegirá un vestido blanco, ajustado, con unas mangas cortas de gasa transparente, y un pequeño velo. 





En los 60 se rompe con todo lo anterior, al menos las novias más valientes. Se comienzan a ver vestidos de novia con minifalda, pelos cardados y zapatos de tacón ancho y plataforma. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario