martes, 28 de febrero de 2012

Desnudar a los 50

Como reacción a los tristes años de la Segunda Guerra Mundial se desata una explosión de colores en la ropa interior. Así nos encontramos con el blanco, negro, celeste, rosa, gris, verde, coral, rojo, lila, como con diversos y alegres estampados. 






En los años 50 la ropa interior se hace algo más cómoda, pero no se olvida de su principal objetivo, realzar la figura femenina marcando las formas del cuerpo. 




El New Look que Dior lanza en 1947 es el detonante principal que da pie a todos los cambios en la moda, entre los que destacan las caderas redondeadas y las cinturas estrechas (Debemos recordar que Cristóbal Balenciaga se adelanta a Dior, aunque lo que queda en la retina histórica sea el trabajo de éste último). 




Las piezas que se utilizan son la combinación, el bustier o corpiño, la faja, los ligueros y las enaguas. 




Las combinaciones podían ser de nylon, el material predominante, tafetán, seda, chiffon o gasa, hilo o muselina. 


Algunas mujeres utilizan faja para poder llevar faldas o vestidos ajustados. 
Los ligueros en los 50 son indispensables para llevar las medias bien sujetas, pero en los 60 pasarán a ser un mero objeto de deseo masculino debido a la aparición de los pantis, ideales para las nuevas minifaldas. 



Las jovencitas que iban a bailar rock & roll podían llegar a ponerse hasta 4 enaguas, unas encima de otras, para que al realizar los giros y las piruetas lucieran en su máximo esplendor. 








Marcel Rochas crea en 1945 el guêpière (literalmente avispero), un corsé de cintura que ayuda a conseguir la cintura de avispa. 






Los nuevos símbolos de la exuberancia femenina son las modelos Pin-Up de los calendarios, que se imponen sobre todo como iconos escotados. 


Y es entonces cuando Jacques Fath inventa el bustier Corbeille, un sujetador sin tirantes, que permita llevar amplios escotes, y que puede modelar la forma del pecho según la necesidad de la interesada. Esta será la base del actual Wonderbra. Aunque también se utilizaban corpiños de tul y ballenas, con relleno en el escote. En Estados Unidos los sostenes adoptan la forma de cono para aumentar el tamaño de los pechos.
Algunos iconos de la época que nos pueden sevir como referencia son Sofía Loren, Anita Ekberg, Grace Kelly, Zsa Zsa Gabor, Carolle Baker, Elisabeth Taylor, Marilyn Monroe o Brigitte Bardot. 



Podemos ver cómo la moda actual también retrocede a los años 50 en cuanto a ropa interior se refiere, por ejemplo Intimissimi, Passionata, Etam, Punto Blanco, Promise, Dita Von Teese... Así que si a alguna le gusta ir "apretujada", ya sabe. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario